domingo, 16 de abril de 2017

tratado del lazarillo examen

Yo, visitè la giralda con los ojos muy llorosos soltando algunas lágrimas, por no temer ningún trabajo, me fuí a rezarle a la virgen del Carmen y allí me encontré a un hombre llorando por la muerte de su mujer. yo le pregunté:
- Por qué lloras?
- Se me murió ayer  mi mujer y ahora no tengo a nadie q me ayude con mi panadería.
yo ví un gran camino y le dije:
- Pues señor si quieres yo le ayudo todos los días.
El hombre muy agradecido me dijo.
- ¿Tu harías eso por mí? - muchas gracias.
Fuí a ayudar al pobre panadero, pero no me sentía muy agusto allí, ya que habían pasado dos semanas y todavía no me habían pagado nada. yo pensé levantarme todos los días antes a robarles pan y así poder venderlo y ganarle todo el beneficio,
Pero no fuí muy listo y me pilló el panadero y me pegó dos hostias y le dije:
- Esto no me lo puedes hacer, debe ganarse la vida conmigo,
Yo le contesté.
- Pero si usted a mi no me paga nada,  como me voy a mantener, no me  dá ni para comer.
- Me contestó mi panadero muy indignado:
- Bueno pues te daré algo suficiente como para mantenerte.
Pero allí no me sentía conforme y pensé en robarle otra vez al panadero.
Esta vez si me salío bién y con lo que le robé me fuí a la plaza de la campana a vender allí el pan.
Y por la tarde me fuí a ayudar a mi panadero, y así poderme ganar el doble de lo que el me paga.
Pero me dijo mi panadero que falta pan, q él hizo 40 panes y aquí solamente había 30.
Yo muy nervioso le dije:
- No se yo no le robé nada.
Mi panadero me puso a producir pan y al final del día encerró todos esos panes en un saco para que nadie le robara nada y yo fuí valiente y dejé  mi panadero por que se me acabó el chollo e iba a ganar menos dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario